viernes, 27 de enero de 2017

Comic: Ultradeformer

Guión y Dibujo: Pedro Mancini
Editorial: Prendefuego Colectivo Editorial





Hay comics que son muy pero muy difíciles de clasificar ya sea porque no se desarrollan en un genero especifico o porque tienen un guión que rompe con cualquier estructura de inicio, desarrollo y final o simplemente porque el autor tiene un pire astronómico. “Ultradeformer” es uno de esos comics y es tan único por la suma de los tres factores ya mencionados.

La mejor forma (o la única) que se me ocurre para definirlo es que es un “Pedro Mancini 101”, una breve antología perfecta para conocer el mundo extraño, bizarro, en que se mueven la mayoría de las creaciones de este autor. Mancini es un narrador con un sentido del timing espectacular; muestra lo justo en cada viñeta, no recurre a ningún tipo de estridencia o efectismo innecesario y le da el mismo clima a un vagón de tren que a una dimensión digna de la peor pesadilla. 

Pero ojo, hablo de un clima muy particular: onírico, subjetivo, con muchos silencios y personajes con enormes cabezas de animales mirando fijo, a la nada. Lo mejor de la película más fumada de David Lynch plasmado en comic con una naturalidad pasmosa.

¿El argumento? Mmm, ahí ya me la complicas, el libro arranca con algo parecido a un policial paranoico, “El misterio de Krang”. Es la más historia más larga (19 páginas) y me parece que fue realizada en una fecha bastante anterior al resto del libro porque el dibujo no tiene todas las tramas y texturas que abundan en las siguientes secuencias. Igual me pareció la parte más lograda, con incluso un final que tiene algo parecido a una vuelta de tuerca. Y resaltó el “parecido” no porque falte originalidad sino por lo contrario, es un desborde de imaginación que hace imposible pensar que espera en la siguiente pagina.

Terminado lo de Krang siguen páginas más aleatorias, pequeñas anécdotas o fabulas que se desmadran enseguida, que se van al carajo en delirio y surrealismo; tal como dice un caption “cuando me quiero dar cuenta ya estoy sumergido por completo en el ultramundo”. Desde William Burroughs hasta Alan Moore pasando por la portada homenaje a René Magritte, Mancini aprovecha y homenajea al máximo a sus influencias.

El dibujo es excelente, simple a primera vista pero con un trabajo en los detalles muy pero muy elaborado.
Incluso con una sensación de inquietud, de “que carajos estoy leyendo”, “Ultramundo” me enganchó, me cebó y ahora quiero si o si más cosas de Pedro Mancini.

No hay comentarios: