martes, 14 de julio de 2015

Comic: Batman. The Black Mirror


Guión: Scott Snyder
Dibujo: Jock y Francesco Francavilla
Editorial: DC Comics

Con todo lo que me gusta Batman, hacia bastante que no leía una historia potente dentro del "canon" del murciélago, o sea que se haya publicado dentro de alguno de los títulos habituales que salen en USA. Sí, me gustó lo que leí de la etapa de Grant Morrison con todas sus bizarreadas y espero con bastante anticipación los numeritos de "Detective Comics" por Francis Manapul que están saliendo hoy en día... pero desde las excelentes etapas de Greg Rucka y Ed Brubaker no hubo nada que haya dicho "pucha, que bueno esta esto".

Hasta ahora.

"The Black Mirror" no es una saga transcendental que vaya a cambiar para siempre al caballero de la noche (que es más o menos el humo con el que siempre venden el crossover de turno que al año ya es totalmente olvidable) pero si se disfruta mucho por su calidad de guión y dibujo, por su gran construcción de personajes y porque se entiende perfecta por si sola (aunque tiene muchas referencias a ese clásico e historia fundamental de verdad que es “Año Uno”)

Con la elegancia de los guionistas que saben aprovechar la continuidad como una herramienta para la construcción de la historia y no como un escollo que hay que saltear, el guionista Scott Snyder (el mismo de la interesantísima "American Vampire") se mete en la piel de Dick Grayson como Batman y logra una empatía enorme. Dick es un Batman dedicado y profesional pero también falible, emocional y que no tiene problema en reconocer cuando precisa ayuda y pedirla.

Y además Snyder de a poquito, primero como complemento de la historia principal y para la segunda mitad del tomo ya con toda la furia, nos va contando una historia con mucho suspenso, jodida e inquietante que tiene de gran protagonista a James Gordon. Es un policial crudo, muy bien trabajado y bastante sórdido para un comic mainstream que recupera un concepto tirado por Frank Miller en “Año Uno” y del que casi ningún guionista posterior quiso hacerse cargo. Acá Snyder toma la pelota como un crack y lo convierte en una gran adicción a la galería de villanos del enmascarado. Más no voy a decir al respeto pero posta la historia con Gordon rápidamente supera en interés a la primera trama del tomo, la relacionada con una subasta ultra secreta de artículos de villanos y la clase alta de Gotham. No digo que esa historia sea menor pero tiene un cierre medio apurado y se nota que Snyder quería poner pronto toda la leña en la trama de Gordon.

Con tan buen laburo en el guión esto tranquilamente podía estar dibujado por un par de muertos e igual era copado. Pero no, Snyder hasta en eso tiene suerte y le tocan 2 copilotos de lujo. Las historias más vinculadas con Dick están dibujadas por Jock, el mismo de “The Losers” y “Green Arrow Year One”, un grande del claro oscuro que se manda unas puestas de paginas muy atractivas, muy interesantes de seguir y que no aburren en ningún momento. Y el tano Francesco Francavilla, que se hace cargo de la historia de Gordon, no se queda atrás. Su estilo es bien clásico, muy correcto, en la línea de grosos como Eduardo Barreto pero muy solvente y adecuado para el clima de policial noir que propone el guión.

Hoy en día y desde el relanzamiento de los “Nuevos 52” Snyder está a cargo full del murciélago, no solo escribiendo “Batman” sino supervisando otras historias como "Batman Eternal” con resultados muy mezclados en la calidad de las historias. Pero igualmente nada de lo que haga mal hoy en día me va a borrar el buen recuerdo que me dejo la saga de “Black Mirror”

No hay comentarios: