lunes, 6 de abril de 2015

Comic: Marvel Team-Up Spiderman Volumen 2 Numero 1


Guión: Bill Mantlo
Dibujo: Sal Buscema y John Byrne
Editorial: Panini España (contiene Marvel Team-Up Annual 1 y 53 al 55)


La verdad, la verdad, que bien debería vender Spider-Man en los 70’s para que Marvel bancara este título que duró 150 números.

Obvio es injusto de mi parte juzgar toda la serie por solo los cinco números de este tomito de Panini y de hecho esta buena la idea si usaban la espalda exitosa del arácnido para hacer aparecer personajes menos exitosos o segundones de la editorial que no tuvieran serie propia. Pero los guiones… mamita… no son terriblemente malos pero están muy basados en la machaca y apenas hay lugar para un mínimo de caracterizaciones. Y lo peor es la fuerza que tienen la casualidad y las coincidencias en el devenir de las historias. Todos los números arrancan igual: hay algún quilombo que ya involucra al personaje invitado o en su defecto llega a dicho bardo junto con Spidey que JUSTO pasaba por ahí; patada va, piña vuelve, por un microsegundo ganan los villanos, hacen ese stand-up recontra trillado donde explican todas las motivaciones y planes, los héroes se recuperan, le ganan al malo y por alguna razón (casi siempre boluda) Spider se va al siguiente quilombo con el siguiente invitado. FIN

¿Un poquito repetitivo, no? Es posible que esta formulita sea la base de casi el 70% de los comics de superhéroes pero dependiendo de la habilidad del guionista con los diálogos, la chispa entre personajes, los momentos dramáticos, etc. el lector va a notar más o menos la presencia de ese esquema. Y lamentablemente a los guiones de Bill Mantlo se le nota a 10 kilómetros. Ojo, el tipo tiene oficio y usa tres o mas páginas por historia para justificar la presencia de X personaje en tal lugar o los saltos de Spider-Man de aventura a aventura pero igual se siente muy forzado.

Empecemos el análisis capitulo a capitulo. La primera historia es un anual donde Spidey se encuentra por primera vez con los X-Men de Claremont (de hecho el patriarca mutante figura como argumentista) para volar todos juntos de CASUALIDAD sobre el lugar donde hubo un accidente nuclear; la amenaza tarda en aparecer pero de alguna forma está basada en la mitología hindú y eso me hubiera gustado verlo desarrollado un toque más. Pero el guión perdió tanto tiempo presentando un elenco de físicos que no cortan ni pinchan en el resto de la trama que cuando aparecen los antagonistas ya quedan solo páginas de piñas y resolución del quilombo. De hecho la presencia de unos científicos al pepe la resuelven en un dialoguito al pasar en la última viñeta. El dibujo de Sal Buscema apenas correcto, cada vez me afirmo más en que era de los dibujantes más flojitos de esa época en la Casa de las Ideas.

Segunda historia, la más larga porque son dos episodios y la más berreta. De casualidad (que raro) Spidey al volver con los mutantes de la historia anterior pasan por un pueblo donde esta Hulk (que también llegó un rato antes "justo pasando por ahí”) peleando con un tipo mitad cabra, mitad hombre, onda Pan pero tan fuerte como el gigante esmeralda. ¿Se explica quien es este personaje llamado Woodgod y porque el pueblo esta vacío? Digamos que sí porque lo mencionan en algunos diálogos pero en realidad hay que leer la "Marvel Premiere" 31 para saber bien como es el bardo. Por lo visto en esta época era muy común que una saga se desarrollara en varios títulos; ese recurso a mi en particular me parece bastante choto, sobre todo si la buena gente de Panini no imprimen dicha revista previa y al leer esto todo tiene un aire “ehh, me perdí el principio de la peli”.

Agreguemos que tanto Hulk como Woodgod hablan todo en tercera persona y parece un comic escrito por Riquelme. Me bancó un personaje mono neuronal cada tanto pero dos por historia ya es mucho. Lo mejor es disfrutar del dibujo de John Byrne y no darle mucha bola a la trama porque es para pegarse un tiro.

Ultima historia y la mejorcita del tomo sin ser gran cosa. La situación de la saguita anterior lo deja a Spidey en un cohete en apuros, justo pasaba por ahí Warlock (¿¿ven a lo que me refiero con la casualidad??) para salvarlo y se meten en una pelea bastante grosa contra el Stranger, un villano  groso de Marvel. Y obviamente estando Warlock en el tema también aparecen las gemas del Infinito y hasta es la primera aparición del Gardener, otro ser cósmico pulenta. O sea que hoy en día seguramente la trama de esta historia daría para todo un TP hasta con algún crossover pero bue, por suerte en esta época no abusaban y Mantlo cierra todo con dignidad en un solo numero.


A ver cuando empiezo con los Essential de X-Men que ahí si esta la papa más fina de los 70 de Marvel con Claremont, Byrne y muchos más haciendo magia. Esta serie de team-ups quizás era simpática por momentos pero este tomito me demostró que es para leer muuuuuy de vez en cuando.

No hay comentarios: