jueves, 19 de marzo de 2015

Comic: DC Comics Presents Batman - Urban Legend



Guión: Bill Willingham, Devin K. Grayson y A. J. Liebermann
Dibujo: Greg ScottTom FowlerJean-Jacques Dzialowski
Editorial: DC Comics (originalmente publicado en Legends of the Dark Knight 168 y 177-179)

Batman como buen icono cultural que es, guste o no, es uno de los personajes con más versiones hechas. Guionistas, artistas, animadores, cineastas y hasta músicos, es muy raro no encontrar a alguien que de una forma u otra no quiera hacer algún aporte a los mitos del personaje. Así que no es nada raro que a fines de los 80’s, en plena batmanía, DC habilitará una colección exclusiva para ese fin, “Legends of the Dark Knight”, donde autores de los más diversos palos del ambiente comiquero pudieran contar la historia que se les diera la gana con el encapotado sin tener problemas con la continuidad o lo que hicieran los demás autores en las series principales.

La primer época de la serie fue muy buena, con grandes autores haciendo aportes que en algunos casos hasta se tuvieron en cuenta a posterior, pero con el correr de los números la oferta de “campeones del comic” se iba agotando y la serie se convirtió más bien en un semillero, un lugar donde la editorial podía probar nuevos artistas antes de darles otros encargos. El tomito que voy a reseñar hoy tiene cuatro historias que se ajustan perfecto a esta etapa por lo general más verdulera de la serie.

El comienzo es lo mejor, un unitario escrito por Bill Willingham (“Fables” entre cientos de cosas más) donde Bats por alguna razón pierde la memoria. La historia tiene buen ritmo, es divertida, redondita y muy Eisneriana en la vuelta de tuerca del final. El dibujante, Tom Fowler, es correcto, con buena narrativa, muchos toquecitos de Paul Pope en ropas y fondos y medio chungo en algunos rostros. Igual gráficamente es lo mejor del tomito.

Siguen dos capítulos de una saga que me pinta que fueron escritos por Devin K. Grayson (“Gotham Knights”, “User”) para la revista de Catwoman y vaya uno a saber porque terminó acá: el traje de Selina, su actitud como vigilante del East End (el barrio más jodido de Gotham), todo coincide con la época en que a la gata la escribía Ed Brubaker. En este caso de alguna forma Selina se entera que la mafia china tienen un camión lleno de prostitutas inmigrantes que se están por quedar sin aire, Batman también pero como no quiere meterse directamente en los problemas de otro vigilante (como si alguna vez tuviera ese respeto, que lindo chiste) se disfraza de Matches Malone, una identidad que usa para moverse en los círculos criminales. La idea es simpática pero esta estirada al mango con escenas de peleas muy redundantes del tipo “atacamos a los malos, uno se escapa, lo sigo hasta el siguiente nivel y así”. Lo más atractivo es lejos la química entre Malone y Selina ya que esta no sabe que es Batman. Como es habitual en los guiones de Grayson las tramas hacen agua pero los diálogos y las caracterizaciones son copados. El dibujante elegido, un tal Jean-Jacques Dzialowski, es muy flojito, apenas un poco más digno que el dibujante de la siguiente historia.

Y llegamos al capítulo más flojo, un unitario que cuenta una historia… que ni siquiera entiendo como es importante a Batman. Según las descripciones que encontré en la página de DC es el origen de Fat Man y Little Boy, dos villanitos menores que aparecieron en la saga “Broken City” de Azzarello y Risso. La verdad que ni a palos los veo parecido: Fat Man es un gordo luchador de sumo y Little Boy una minita karateca rejodida. NADA parecido a esos personajes figuran en esta historia. Pero bue, pongamos que eso fue un error de las descripciones, igual tampoco me cierra el capítulo para nada; el guión de A. J. Liebermann (guionista de Bats durante la época del crossover “War Games”) arranca en el presente con dos personajes, cuenta un flashback en Japón que parece medianamente interesante, con elementos de corrupción política y policial y cuando vuelve al presente seguís sin entender un carajo de quienes son estos personajes o como llegaron ahí. Que el dibujante, un tal Greg Scott, dibuje a todos los personajes iguales no ayuda para nada a aclarar la confusión. Está bien que uno en joda dice “los chinos son todos iguales” pero Scott se lo tomó literalmente.

En conclusión, es un tomito que por la historia de Willingham se hizo agradable de leer pero me hubiera comprado solo ese número de la revista original y salía ganando.

2 comentarios:

Damián dijo...

La portada es original del tomo? Salió con ese "One Shot" tan remarcado?

Jack dijo...

Hola, Damian, la portada en realidad es de la Legends of the Dark Knight 179, una gran ilustración de nuestro Jorge Zaffino.

Estos tomitos de DC Presents por lo general traían historias completas, por eso le ponen el ONESHOOT gigante :)

Acá podes ver la portada original:
https://d1466nnw0ex81e.cloudfront.net/n_iv/600/871875.jpg

Saludos