martes, 20 de enero de 2015

Comic. Checkmate. The fall of the Wall


Guión: Greg Rucka & Eric S. Trautmann
Dibujo: Joe Bennett, Joe Prado y Chris Samnee
Editorial: DC Comics

Mientras todo el mundo putea a DC por las atrocidades del New 52, yo sigo tranqui rescatando viejas glorias del pasado reciente. “Checkmate” fue una serie que arrancó impulsada por el éxito de “The OMAC Proyect” y que le dio la oportunidad al genio de Greg Rucka de cultivar una quintita que el Universo DC siempre tuvo pero hacia bastante que se había descuidado: la del espionaje y los quilombos políticos mezclados con superhéroes.

Rucka logro un mix interesantísimo de machaca y tiros entre tipos superpoderosos con elementos mucho más propios de los thrillers de espionaje de Robert Ludlum. En las historias de la agencia Checkmate es tan importante lo que pasa en el campo de la acción, donde los agentes se juegan la vida, como en las salas de mando donde se tratan de evitar los incidentes internacionales que pueden desembocar en una guerra. Casi casi lo más parecido al realismo de una serie como "24" aplicado en un universo ya existente y lleno de personajes ya establecidos y no muy acostumbrados a eso de "seguir el protocolo"

Otro punto importante de la serie es su extenso y muy interesante elenco, proveniente de un montón de lados del DCU. Si hay que marcar una pareja protagonista se podría decir que son Michael Holt (gloriosa versión de Mr. Terrific, un personaje pedorro de la Golden Age, creado por John Ostrander y llevado a su pináculo en la JSA de Geoff Johns) y Sasha Bordeux, un personaje secundario excelente creado por el propio Rucka en su etapa -también gloriosa- al frente de los títulos de Batman.

Pero el guión no se queda solo en ellos y constantemente mueve el foco de la trama hacia Fire, el conde Vertigo y sobre todo Amanda Waller. Si, ese personaje que hoy en día esta re de moda por su historia con el Suicide Squad pero que durante muchos años no había tenido un lugar fijo donde mostrar toda su habilidad para las conspiraciones y manijeos políticos. Y fue en “Checkmate” donde pudieron recalar durante un buen tiempo Waller y el Squad antes de volverse top con los videojuegos del Arkham Asylum y "Arrow"

Y justamente sobre Waller se centra este tomo (el cuarto de la serie) ya que alcanzan un punto culminante todas las tramoyas que estuvo haciendo con el Squad desde el comienzo y es hora de rendir cuentas ante sus compañeros. La historia ocupa la mayor parte del tomo y no esta nada mal como se desarrolla pero no me gustó nada el cuasi tecnicismo con que se resuelve todo el bardo. De hecho estoy seguro que si se hubiera publicado hoy en día el final hubiera sido muy distinto.

Por suerte el tomo tiene su verdadero punto alto en las dos historias de complemento, dos muestras excelentes de como Rucka y cía. agarraban fragmentos chiquitos y olvidados de la historia de DC y hacían cosas recopadas. La primera es un fill-in donde un ex-villano muy de la B tiene la posibilidad de convertirse en la cabeza de seguridad del cuartel de Checkmate. La segunda historia, que ocupa dos episodios, se centra en Josephine (una agente al servicio de Sasha) y es excelente. Resulta que la mina tiene el título de Mademoiselle Marie, un riquísimo legado de mujeres que combatieron (y generalmente dieron la vida) por Francia y que recorre casi toda la historia bélica de DC. Encima estos capítulos están dibujados por Chris Samnee (el que hoy la rompe en “Daredevil” con Mark Waid) así que la parte grafica es muy superior al resto del tomo, dibujado por los mediocres Joe Bennett y Joe Prado.

En conclusión el balance del tomo es más que bueno y es una lástima que “Checkmate” fue cancelada casi al toque después de este volumen pero por lo menos me queda un TP más para leer de una serie que supo ser una brillante estrella fugaz en el cielo dominado por superhéroes.

No hay comentarios: