viernes, 29 de junio de 2012

Comic: Fahfard and the Grey Mouser


Guión: Howard Chaykin  
Dibujo: Mike Mignola y Al Williamson
Editorial: Dark Horse, originalmente publicada por Marvel Comics como Fahfard and the Grey Mouser 1 - 4  

Sinopsis: Adaptaciones al comic de siete historias protagonizadas por dos pícaros guerreros que buscan sobrevivir en la terrible ciudad de Lankhmar

Review: Lo dije varias veces y lo mantengo, la mejor forma de leer un comic escrito en ingles es en ingles pero mierda que a veces me dan ganas de tragarme mis palabras: con esta miniserie (publicada primero por Marvel en el 91 y ahora recopilada por Dark Horse) tuve que recurrir al Translator casi pagina por medio porque tiene cientos de vocablos antiguos, muchísimos adjetivos y hasta rimas. Pero pasada esa experiencia y casi leído dos veces seguidas, se puede decir que es un comic para disfrutar y me dejo el plus extra de haber incorporado como 20 palabras o más a mi limitado vocabulario bilingüe. Nada mal.

Reconozco que a este tomo solo le entre por los autores. Mike Mignola la empezaba a descoser mal en todas las editoriales y Marvel le ofreció junto a otro cebado, Howard Chaykin, adaptar las historias de Frietz Lieber... ¿quién? No tenía tenía idea de quién era pero (según unos textos de Chaykin y Mignola que completan la edición) Lieber es casi casi el padre de la espada y brujería (siendo Tolkien el abuelo, digamos)

Pero ojo, me refiero a la Sword & Sorcery en la vertiente que más me gusta, la más poética y aventurera y menos machacosa o sea todo lo contrario a "Conan". Las historias de Fahfard y "el Ratonero Gris" (comadreja, bahh) tienen acción pero también tienen mucho humor, engaños, traiciones, deidades con motivos misteriosos y un toquecito de lujuria que ya era bastante para la época en que se publicaron los cuentos.

Hoy en día, con tanto material similar y más conocido, las historias de Lieber parecen un poco sosas y naif, muy inocentes, además de que presentan un montón de situaciones y elementos ya recontraconocidos y trillados. Pero hay que pensar en el contexto de que son la fuente que inspiró a muchas de las siguientes, un poco como cuando vemos "John Carter - Entre dos mundos" y la gente la acusa de afanar a "Avatar".

En el caso de Lieber el reconocimiento de otros autores es aún mayor: "Mundodisco" de Terry Prachett tiene una ciudad igualita a Lankhmar (hasta con gremio de ladrones y asesinos) y Michael Moorcock plantea la relación de Elric con su patrono Arioch de una forma muy similar a la que tienen Fahfard y el Mouser con Ningauble y Sheelba respectivamente.Y eso sin nombrar cientos de obras del genero donde aparecen un tipo grandote y un compañero con nombre de roedor.

La adaptación de Chaykin tiene el gran problema de meter muchas historias en pocas paginas y que encima  no son siempre consecutivas. Seguramente ya imaginándose que no iban a vender un carajo, Chaykin y Mignola prefirieron adaptar sus historias favoritas en vez de un periodo determinado.

Sin contar la primera, todas las historietas tienen un ritmo ultra acelerado, con peleas definidas en 2 o 3 viñetas y muchos globitos de dialogo por viñeta. Lo que no es necesariamente malo porque en 12 paginas de "F&TGM" pasan cientos de cosas y Chaykin la tiene clarisima para hacer verdaderas adaptaciones y no transcripciones como otros guionistas que recurren a captions kilométricos que tapan el dibujo.


Lo malo es que hay personajes apenas mencionados que ni aparecen aunque sean importantes y a veces se nota que pasó mucha agua bajo el puente entre las historias. El mejor ejemplo es entre la segunda, donde los protagonistas se cruzan por primera vez con sus entidades patrono, y la cuarta, donde cada uno ya cumple misiones (a regañadientes) encargadas por esos bichos. Las historias son unitarias pero siempre flota una sensación de que falta algo, como si se leyera un libro donde faltan capítulos (de hecho es exactamente eso lo que sucede)

Sobre los argumentos en sí lo mejorcito es el primer numero, el único con una sola historia, donde los autores pueden desarrollar secundarios jugosos, darle cierto suspenso a la trama y hasta una larga secuencia de persecución por los techos de la ciudad muy lograda. Además el asunto empieza muy jocoso y alegre con el primer encuentro entre los protagonistas y termina con una vuelta amarga como la mierda que los marca (y une) para siempre. Solo esta historia ya garpa por todo el libro.

La segunda es la única que continua directamente a la anterior, con los protagonistas recorriendo todo el continente de Nehwon y esta bueno como todo ese viaje, donde se implica que viven cientos de aventuras, es mucho menos importante que lo que les sucede interiormente.

La tercera tampoco se resiente  por la cantidad de paginas y se renota que Mignola la usó de inspiración para una historia de Hellboy años después. También es en la que más se luce el Mouser, que aparentemente sabe mucho de hechicería y es un gran espadachín pero casi siempre "deja" que el gigantesco (y a pesar de la apariencia, muy culto) Fahfard se encargue de la mayoría de los enemigos con los que pelean.

La cuarta parte tiene momentos muy graciosos pero otros desaprovechados por la necesidad de contar la historia a los pedos y la quinta es más cerradita pero también con situaciones no del todo explicadas o desarrolladas.

Finalmente el cuarto numero arranca con una historia piola, sin un solo elemento sobrenatural y con muchos palos a las religiones y el negocio que hay detrás. Esta es LA historia para el lucimiento de Fahfard aunque de nuevo no termina de entenderse si su locura religiosa es aparente o real. Quizás era la idea de Lieber/Chaykin pero me parece que es más bien una desprolijidad sin intención.

Por ultimo, la sexta historia es la que más elementos sobrenaturales tiene y que le permite a Mignola dibujar el tipo de criaturas que más le gustan, las medio Lovecraftianas. El desarrollo en sí es una pavada resimple.

Y del dibujo de Mignola es muy redundante hablar en terminos de calidad: se nota que es un proyecto que queria dibujar si o si y le pone todas las pilas a los personajes, los monstruos, los fondos, TODO esta genial. Si hay que mencionar que debe ser el ultimo laburo del Mignola pre-"Hellboy", ese que todavía usaba un trazo parecido al de P. Craig Russell, con una linea más poética y muchos más detallecitos en la ropa, escenarios, etc. y que además recurría a entintadores (en este caso el excelente Al Williamson)

Es el Mignola que esta a solo un paso de convertirse en el maestro de la linea más limpia y menos cargada, los personajes de hombros anchos y mentones cuadrados y sobre todo el mayor aprovechamiento del claro oscuro que todos amamos. Y lo mejor es que esta hermosa reedición permite ver a los dos Mignolas en acción, con el nuevo dibujando en la portada a los mismos personajes pero muy distintos a los que le da vida el viejo en el interior.

En conclusión "F&TGM" en versión comic no es ninguna obra maestra y seguramente se disfruta mucho más leyendolo en su versión original pero no deja de ser un comic entretenido, que sirve de presentación de unos personajes que resultaron fundamentales para el genero y que permite ver la evolución de un grande de la ilustración.

Ah, y que enseña bocha de ingles.

2 comentarios:

Maximiliano Britos dijo...

Lo leí de hecho, hará cosa de... no sé la verdad, unos años. Lo tengo súper presente porque es la primera vez que necesito recurrir más de 2 veces a ver significados de palabras... POR PÁGINA. Era impresionante. Puedo contar... prácticamente la misma experiencia que vos. De hecho, tuve una época de leerme todo lo que hizo Chaykin prácticamente, aunque no me resulta un tipo del súper carajo ni de cerca, pero me agradaba.

Mignola la rompe terriblemente acá. De hecho, gracias por mencionármela, debería anotarla en mi excel de "wish-list" para pedir en algún futuro cercano.

Jack dijo...

Gracias, mi ego esta feliz!