martes, 1 de mayo de 2012

Comic: Twilight



Guión: Howard Chaykin 
Dibujo: José Luis García-López
Editorial: Zinco (Edición original: DC Comics)

Sinopsis: Una historia épica de ciencia ficción en el futuro que reúne a casi todos los personajes del genero de DC



Review:
Que el titulo no los engañe, esta miniserie Prestige de 1990 no tiene nada que ver con la saga de vampiros para adolescentes de moda; si tiene por ahí un punto en común con "Twilight of the superheroes", el proyecto crossover que Alan Moore dejo apenas boceateado antes de irse a las puteadas de DC y que la editorial recicló cientos de veces, desde "Armageddon 2001" hasta "Kingdom Come": reúne varios personajes de la editorial en un futuro cuasi apocalíptico.

La gran diferencia es que la saga de Moore mostraba el triste futuro de los personajes grosos mientras que el guionista Howard Chaykin volvió a las fuentes de sus primeros trabajos en los 60/70's y muestra el triste "presente" de varios personajes de sci-fi de DC, secundarios de la B cuyas aventuras se publicaban sobre todo en los 50's y cayeron en el olvido cuando la editorial retomó a los superheroes; personajes como Tommy Tomorrow, Manhunter 2070, Star Hawkings, el Museo del Espacio y una bocha más, hoy relegados a alguna pequeña aparición en el "Starman" de Robinson. Solo faltaba Ultraa, el multialien (si, les juró que hay un personaje llamado así) para cantar BINGOOOO

Si a este elenco que nadie daba un peso agregamos que la miniserie salio publicada en el formato Prestige que en esa época se reservaba para historias más jugadas y arriesgadas (ver la review de Deadman al respeto), Chaykin tuvo la total libertad para hacer lo que quisiera y se mandó una saga con todos sus fetiches: violencia a full (tanto gore y sangrienta como épica y descontrolada), sexo (del explicito y del insinuado) y una fuerte reflexión sobre la sociedad, el manipuleo de los medios de prensa y sobre todo los falsos iconos religiosos.

Todo es recontracosmico y descontrolado, entre cada tomito la historia salta miles de años cambiando a full el status quo no solo de los protagonistas sino de todo el ambiente/sociedad que los rodea y a pesar de todo Chaykin se las ingenia para al final juntar a todos los personajes, tanto los principales como los que apenas tenían que ver con la trama principal y cerrar la historia con moño. A pesar de presentar a los personajes clasicos en sus facetas más humanas, caprichosas y miserables (muy al estilo de la moda de comic revisionista que empezó "Watchmen") la sensación al leer es como si fuera una saga europea onda "La casta de los Metabarones", una especie de tragedia griega (no por nada el narrador de la historia -y único personaje que analiza con ironía y cierta oposición las situaciones en que se involucra- se llama Homero) con todo el mundo actuando bajo su sino y fatalidad pero sin poder controlar realmente su destino, como si todas las batallas y encuentros entre los personajes solo fueran pasos hacia un inevitable y trágico final definido por verdaderos dioses, de esos que por querer imitarles la inmortalidad, el "héroe planetario" Tommy Tomorrow va a llegar a todos los extremos posibles de hijoputez. Y si, la historia deja un sabor amargo a full pero también la satisfacción de haber leído una obra de la san puta, con una historia muy poco habitual en el mercado yanqui y menos en un comic de una "mayor" como es DC

Y si no me creen lo de la influencia europea, además de pequeños guiños como que el dinero se llama "girauds", el dibujo increíble, colosal de los tres tomos esta a cargo del español García-López, el hombre que durante años marcó como dibujar "estilo DC" pero que acá hace algo mucho más "moebiusiano", lleno de lineas de expresión y un detalle de la san puta en las naves y robots. Y aunque sigue muchas marcaciones de la clásica narrativa de Chaykin (esas viñetas con los fondos repletos de onomatopeyas que son marca registrada de HC o paginas con una grilla ajustada de 3 cuadritos por 3) por suerte para las escenas de grandes batallas o de despliegues de naves manda unas splash pages con apenas dos o tres viñetas sueltas donde se nota que se dejo la vida en el tablero. Posta, solo por el dibujo dan ganas de tener este comic en una versión "muda" sin esos cientos de bocadillos de diálogos que tanto le gustan a Chaykin y que seguro le ahorraron algo de trabajo a López. Eso sí, no toquen el coloreado de Steve Oliff que es de la puta madre, también reprendido en la onda "hagamos un comic europeo", usando tonos muy suaves en escenas exteriores pero fuertes y chillones para los personajes.

Una gran obra que pasó casi desapercibida en USA (solo recibió una nominación al Eisner por el dibujo) pero que en España tuvo dos ediciones (en tres tomos de Zinco y uno solo en tapa dura de Planeta) y vale la pena buscar, leer y disfrutar.

Calificación:


No hay comentarios: