martes, 23 de agosto de 2011

Comic: Batman. Knight & Squire

Guión: Paul Cornell Dibujo: Jimmy Broxton Editorial: DC Comics

En los 50's cualquier cosa podía pasar en un comic de superheroes excepto mostrar sexo, violencia o sangre; así que no era nada raro que un mes Batman se fumara un porro y soñara que Robin moría, que al mes siguiente viajara a otro planeta, en el otro se peleara con un sucesor del siglo XXV, etc. Eran historias fumadas a más no poder, donde levantabas una piedra del jardín y había alguna copia del batiorejas. En este contexto era logico que aparecieran los Batmen internacionales, tipos de Italia, Suecia, indios... ¡¡hasta estaba el Gaucho, el Batman argentino!! Incluso la mayoría tenían sus propios "Robins" como para el que el choreo sea bien caradura.

Ahora viendo que el comic que voy a comentar se publicó este año....¿¿ esta idea boluda da para una historia moderna?? Si y muy bien.

Todo empieza con la etapa del genial Grant Morrison en Batman donde el escocés pelo todo el amor por esas historias bizarras que leyó en su infancia y les buscó alguna vuelta de tuerca para que sean mas o menos validas hoy en día: el Batman extraterrestre pasa a ser "una personalidad de backup" (mejor no pregunten), los bati-enmascarados asesinos son canas drogados, el bati-duende puede o no ser una alucinación...¿y los Batmen internacionales? Se intentaron juntar hace años pero cada uno tiene algún trauma que le arruinó la carrera (excepto el Gaucho, Argentina potencia!!) y no le permitió alcanzar el status de leyenda del murciélago gothico. Bastante grim'n'gritty, ¿no?

Por suerte cuando DC le pide a dos autores ingleses que hagan una miniserie spin-off con Knight & Squire (los B & R anglosajones) el guionista Paul Cornell se tomó la consigna como la joda que es y se mandó seis historias independientes (en realidad cinco porque los ultimos dos capitulos forman una sola) muy bizarras y absurdas, tomando muchos de los cliches del genero superheroico y pasandolos por el filtro del humor ingles estilo Monty Python. Esto esta mucho más cerca de los trabajos de Alan Moore estilo Tom Strong o Top Ten que de lo de Morrison e incluso es mucho más interesante lo que se lee entre lineas que las tramas en si que son más bien pavotas e ingenuas.

Un punto en el que Cornell hace mucho énfasis es en construir una "Inglaterra superheroica" que ofrece una gran cantidad de "versiones cover" de los personajes americanos como si fueran temas de musica y destacar las diferencias entre los héroes ingleses y los yanquis, con los primeros más interesados en divertirse, salir de joda, ir a escabiar a un bar (manteniendo la solemnidad británica, eso sí) en lugar de la típicas peleas de héroes y villanos de los segundos.

Esperen, esperen...¿héroes y villanos británicos? Si en toda la historia de DC habran como mucho cinco personajes de origen ingles...¡¡y uno de ellos es Alfred, el mayordomo de Batman!!

No hay problema, los autores aseguraron que iban a crear cien personajes nuevos... ¡¡si, cien!! Y encima según el recuento que hace Cornell en los textos complementarios, ¡¡lograron crear 130!! Esta bien que hacen trampa porque más de la mitad de estos personajes aparecen solo de relleno en el primer numero y solo unos 15 o 20 tienen alguna caracterización pero igualmente, lo que habrá puteado el dibujante de mandarse tantos diseños de una! Ojalá algún día estos caracteres aparezcan en alguna otra revista y no queden como un simple chiste porque hay unos cuantos hallazgos (el lechero en particular es grandioso)

¿Ejemplos de historias? La primera es un enorme sketch en un bar que gracias a la magia de Merlín (sip, ese Merlín) ni héroes ni villanos se pueden pelear o usar poderes; claro esta, algo saldrá mal. Como si fuera poco con los personajes locales aparece el único cameo de un héroe yanqui en toda la mini (aclaremos que dije héroe)

El segundo capitulo es el que menos gracioso me resultó pero porque convierten a figuras del folclore local británico en los malos; si la misma historia la hubieran hecho con el Gaucho vs. los Chalchaleros seguro me hubiera matado de risa.

La tercer historia es contra varios monarcas resucitados e incluye una muy buena critica a la fama y los medios.

Y la cuarta es la unica en la que se ve un poco del pasado de los protagonistas y es donde mejor pela Cornell las caracterizaciones; mención aparte al guiño del mayordomo americano.

Pero igual es todo preparando para los ultimos dos capitulos, donde se va todo al carajo cuando aparece... nah, mejor no se los digo :)... basta con decir que es alguien muy conocido del otro lado del charco enfurecido por las parodias y bromas inglesas. Y no, no es Batman (que por cierto solo figura en el titulo de la revista)

Podría seguir mencionando cientos de detallecitos mooreanos en la historia, como que cada capitulo comienza con tres viñetas que hacen un zoom a los escenarios o las referencias a "historias del pasado" o la Baticueva britanica pero prefiero tirarle algunas flores a Jimmy Broxton, que además de los diseños tiene una narrativa correcta y un estilo de linea clara de dibujo muy raro para los superheroes tradicionales pero ideal para un comic en joda.

Knight & Squire no le va a cambiar la vida ni deslumbrar a nadie que lo lea pero si se toman la idea de un Batman y una Robin ingleses (me olvide de aclarar que Squire es una muy simpática chica que tiene toda la parla del mundo y mucha más onda que los 455 Robins) tan en joda como los autores sin duda lo van a pasar muy bien.

Calificación:

No hay comentarios: